Este hombre que mira conquistador y desafiante a la cámara, con 70 años ya que no lo parecen, ha publicado una treintena de libros entre ensayos, novelas y obras de teatro. Antes de colocarse delante del fotógrafo, se peina el cabello, con las manos primero y con un cepillo después, frente a un gran espejo en uno de los salones del hotel Palace en el centro de Madrid, se estira y sacude la chaqueta del traje y se coloca el cuello de su camisa blanca hecha a medida en Charvet, en la Place Vendôme, en el corazón histórico de París, donde llevan más de 150 años cosiendo camisas a jefes de Estado, aristócratas y artistas. Leer reportaje completo