Cuando tenía 6 años, Paulina le preguntó a su madre, Yolanda Varona, por qué ella no había nacido allí, en San Diego (Estados Unidos), donde vivía, como sus compañeros del colegio. Y ella se lo explicó. Le dijo que ellos eran de México y que habían cruzado allí para tener una vida mejor. «¿Y no podemos estar aquí?», le preguntó la niña. «Técnicamente no -trató de explicarle su madre-. Pero tú tienes que seguir haciendo tu vida de niña e ir al colegio y jugar con tus amigas y no preocuparte por nada de eso». Leer reportaje completo