¿Estamos solos en el universo? Aquí, en el desierto chileno de Atacama, a 5000 metros de altitud, esta pregunta recurrente a lo largo de la Historia no es una cuestión filosófica, sino un objetivo científico. «Me gustaría saber cómo de común es la formación de sistemas planetarios parecidos al nuestro y si la vida, tal y como la conocemos, se podría originar en cualquier parte del universo», lo explica la astrónoma madrileña Itziar de Gregorio. Ella, jefa de programas, es uno de los cinco astrónomos españoles que trabajan en ALMA, las siglas en inglés de Gran Conjunto Milimétrico/Submilimétrico de Atacama. Inaugurado en 2013, ALMA es el observatorio astronómico más grande e importante del mundo. Un proyecto científico creado con la colaboración internacional de más de una veintena de países, entre ellos España, que explora el universo para tratar de responder, entre otras, a esa pregunta. Leer artículo completo