El desierto de Atacama, en Chile, podría pasar por el centro del mundo. Una vasta extensión donde las rocas hablan, los seres humanos nos sentimos diminutos y las estrellas brillan como en ningún otro lugar. Descargar reportaje