El verano de 2012, cuando Laureaño Oubiña salió de la cárcel, me telefoneó: “No quiero hacer entrevistas. Pero si quieres entrevistarme, sube a Galicia “. Un año antes, mientras aun estaba en la cárcel, había hablado con él y le había hecho esta entrevista, con cuestionario, para Vanity Fair: “Yo financié los partidos de Fraga y Suárez”. Por supuesto, subí a Galicia… El resultado fue una entrevista en dos partes publicada pocas semanas después en la web de Vanity Fair. En la primera parte llevé a Oubiña al pazo de Bayón, el que fuera el Falcon Crest de la ‘operación Nécora’. Aquí lo conté.  En la segunda parte fue él quien me llevó a la ría de Arousa, al monte desde el que controlaba sus barcos y sus cargamentos, a la Galicia del contrabando y el narcotráfico, a esa historia de España que se cuenta aun en presente continuo. Este fue el resultado…