Su predicción sobre un posible ‘corralito’ en España desató el pánico y obligó al Gobierno a responderle públicamente. Pero Paul Krugman, lejos de corregirse, mantiene su previsión ante la que considera una crisis existencial del euro. DAVID LÓPEZ entrevista en Nueva York al economista que ha convertido la polémica y los malos augurios en su seña de identidad. Un hombre que estudia el caso español como “la quintaesencia” de la depresión, que recela del rescate europeo a la banca y que confiesa que lo mejor de recibir el Nobel fue que durante dos semanas sus enemigos dejaron de insultarle. Leer reportaje