Con 17 años visitó Montecarlo y decidió que sería rico. La Fórmula Uno, sus espectaculares parejas y una vida a todo lujo lo convirtieron en un playboy de manual. Hoy, Flavio Briatore se define como un empresario trabajador, casado y fiel. DAVID LÓPEZ viaja a su cuartel general en Londres y comparte con él, su mujer y su socio Alejandro Agag los detalles de su trepidante historia personal. Leer reportaje